lunes, 21 de septiembre de 2015

Destination Unknown Again: Kilómetros y visitas

He decidido hacer las entradas de dos días juntas porque realmente no tengo mucho que contaros, de hecho aunque hay fotos, son fotos familiares que no tienen sentido poner en este blog. Y es que estos dos días hemos estado viendo gente y haciendo cero turismo.

Salimos de Barcelona en dirección a Castellón. Allí tengo familia y parte de ella hacía muchos años que no la veía o incluso que no conocía. Así que en este viaje decidimos dar un graaaan rodeo e ir de visita familiar. Allí hicimos una comida familiar con dos enormes y riquísimas paellas hechas en un buen fuego de leña que comimos entre las veinte personas que éramos. La tarde transcurrió entre sobremesa, cafés, bizcochos y piscina. Cloe y yo estuvimos en la piscina hasta que empezó a refrescar. Después nos movimos a otra casa familiar a merendar hasta que empezó a anochecer que nos fuimos a cenar y a descansar hasta el día siguiente a casa de Elena y Rafael que nos acogieron estupendamente.

Hoy nos levantamos, desayunamos y nos despedimos con mucha pena, esperando vernos en un año como mucho. Volver directos desde Castellón con la niña era muy bestia así que decidimos parar en Madrid para descansar. Por el camino paramos a comer en un restaurante de carretera en el medio de la nada, pero cerca de Motilla del Palancar. Comida normal de camioneros. Un escalope, un pisto con atún, unas codornices con patatas fritas y un trozo de sandía y seguimos camino. Decir que el restaurante juntaba una cantidad de canis y poligoneros que alucinamos. No se si es la zona o el sitio, pero me quedé un poco alucinado. En Madrid paramos a ver a unos amigos que hacía mucho que no veíamos y nos quedamos toda la tarde de café en su casa mientras Cloe jugaba con sus hijas. Y así transcurrió el día, entre carretera y cafés. Mis disculpas a todos los que no hemos podido visitar en el viaje por unas cosas u otras, para la próxima nos vemos.

Salimos de allí a las ocho y media y nos fuimos al hotel tras coger unas cuantas cosillas para cenar en una tienda de barrio. Dormimos esta noche en el hotel Sidorme Las Rozas, ya enfilando Coruña a la que llegaremos mañana con calma.

Destination Unknown Again: Barcelona

Nos despertamos esta mañana tras haber dormido mal. Así que voy a blasfemar un poco y me voy a cagar en el cura de Cambrils y en sus santos sacramentos. ¿Alguien me puede explicar como es posible que uno pueda tocar las campanas cada hora toda la noche? ¿No hay ninguna ley que lo impida? Porque manda huevos. Así que hoy no tocó dormir bien, la verdad. Salimos algo cansados del hotel y nos fuimos camino de Barcelona.

En Barcelona ya hemos estado muchas veces, y siempre nos gusta dar un paseo. Ya conocéis mi afición a los juegos de tablero, los cómics y la frikería en general y Barcelona es la mejor ciudad para ello de España. Con diferencia. Las tiendas que hay en la zona de Arco de Triunfo tienen más material, muchas más cosas de importación y, por encima de todo, está Gigamesh. Gigamesh es, sin discusión alguna, la mejor tienda de todo esto del país. Siempre ha sido buena pero desde la remodelación de hace unos años es todavía más impresionante. Hay muchísimos libros, libros de ilustraciones, figuras y muchísimos juegos de tablero de importación. Allí hice algunas compras (una de ellas un juego descatalogadísimo, el Empires in Arms) y despues nos pusimos a buscar donde comer.

A comer se nos unió mi prima Lara, que vive en Barcelona desde hace ya casi 8 años. Buscamos algún lugar con buena pinta pero la cosa estaba complicada y Tripadvisor hoy no nos daba ayudado. Así que nos metimos en el barrio del Born, dónde hay mucho local bueno donde almorzar y terminamos en el 1932.  La verdad es que la comida estaba muy rica. De primero compartimos unos calamares rebozados que estaban buenérrimos. De segundo yo tomé pasta con guiso de jabalí, Bea unas tiras de entrecot con una costra de pan rayado y Lara un carré de cordero con un puré de remolacha y arroz.

Decidimos mover el coche (habíamos aparcado muy cerca en zona azul) e irnos al mundo guiri. Así que nos dirigimos a la zona de Paseo de Gracia y con toda la suerte del mundo encontramos aparcamiento sin pagar un duro. Así que dejamos el coche y nos pusimos a recorrer la zona. Lo primero que hicimos fue buscar la tienda de referencia en cuanto al diseño en Barcelona (Vinçon) pero resulta que había cerrado sus puertas. Una pena, la verdad. Recorrimos la zona antes de bajar de nuevo hacia Plaza Cataluña. La ciudad está en medio de sus fiestas y había ambientazo con concierto incluido. Comentamos por el camino la pena que era que Barcelona fuera tan insegura de cara al turismo. En general son carteristas lo que hay, pero perder una cartera te puede fastidiar por completo unas vacaciones. Busca un consulado/haz denuncia para poder volar sin DNI, consigue dinero para pagar el hotel, etc. Son mil los problemas que te produce. La última vez que estuvimos aquí una camarera me dijo que no podía llevar la cámara tan a la vista que andaban robando a la gente las cámaras a base de rajarles la correa y salir por patas. Una pena, la verdad. Por eso las fotos de hoy son del móvil.

Bajamos desde allí hacia Puerta del Ángel antes de tener que dar la vuelta hacia el coche y salir de la ciudad. Hoy dormimos en un hotel de carretera bastante chulo, en Valls (Class Valls). Por lo que hemos visto al llegar es el mejor hotel relación calidad/precio de nuestras vidas. O casi.

Destination Unknown Again: Camino de Barcelona

Siguiente objetivo, irnos acercando a Castellón. Para ello la etapa intermedia era Barcelona, pero hoy no era el día para llegar. Así que nos levantamos y desayunamos en el B&B. Allí nos quedamos disfrutando de gofres recién hechos, cruasán, zumo y esas cosillas. Así que desde allí decidimos que hacer hoy. Dormimos cerca de Mataró, en el hotel Mas de Baix. ¿Ir allí directos a la piscina? ¿Ir a la playa? ¿Hará día de playa? Así que tiramos por el medio. Lo primero; ir a ver el canal.

Es que estar tan cerca de la parte final del Canal du Midi y no ir a verlo es casi pecado. Así que decidimos ir a una parte importante que son las nueve exclusas.
Es un sitio en el que el canal supera un desnivel de 21 metros en muy poca distancia mediante (fácilmente adivinable) nueve exclusas. Así que allí vamos y lo usamos con pretexto para explicarle a Cloe lo que es una exclusa.
 


Desde allí lo siguiente es ir hacia el hotel, sin saber muy bien donde vamos a parar. La primera parada es en Perpignan, donde paramos a hacer una minicompra francesa. La verdad es que tenemos ya poco sitio en el maletero y no vamos directos para casa, así que la compra es mínima y todo lo que compramos son cosas no perecederas (nada de queso, snif snif). Comemos ya allí aunque yo no pruebo bocado ya que mi estómago se resiente de la noche anterior. Con Cloe durmiendo en el coche seguimos camino y terminamos en una playa en Sant Vicent de Montalt. Allí aparcamos delante (no había casi nadie) y nos dispusimos a estar un ratito disfrutando del sitio. Hay que decir que la arena era bastante gorda, que el mar tenía resaca y que no hacía mucho calor. Pero nada de eso importaba. Nos los pasamos muy bien los tres jugando en el agua, corriendo por la arena y saltando las olas. Casi dos horas después nos fuimos con el sol ya bajando tras las nubes.

Y aprovechando que estábamos por aquí nos fuimos a La roca village. Allí hicimos alguna pequeña compra y dimos un paseo con la noche tan agradable que hacía. Desde allí ya solo nos quedaba ir al hotel donde hicimos un picnic y nos preparamos para el día siguiente.

Destination Unknown Again: Llegamos al sol

Hoy cuando salimos del hotel la carretera estaba mojada pero no llovía. Nos esperaba carretera por la mañana y piscina o playa por la tarde. En el hotel no teníamos desayuno así que hicimos lo habitual y le dimos lo suyo a Cloe mientras nosotros desayunábamos unas galletas.

Salimos con el coche y nos esperaban unas tres horas y media de camino. El hotel de hoy tenía persiana y no teníamos mucha prisa así que nos levantamos tarde. Por el camino recorrimos más parajes de esos en los que algún día, con calma, pararemos. El hacer kilómetros es adictivo para nosotros, nos atrae casi más el descubrir que el explorar, pero sabemos que los años pasan y algún día no podremos seguir a este ritmo, así que ha quedado marcada en nuestra hoja de ruta esta zona de Francia, las gargantas del río por las que discurre la autopista y el no tener tiempo (ni temporal ni climatológico) para ir a ver La Puy en Velay. Pero como buenos recorredores de caminos que somos, el objetivo de esta ruta era pasar por el viaducto de Millau.
Como buenos frikis de los puentes que somos, este nos atraía sobremanera porque cuando se construyó era el más alto del mundo (tiene pilares de casi 350 metros) que no era colgante. Es una obra de ingeniería que impresiona cuando uno se va acercando a él. Lo atravesamos y poco después tenemos que salir de la autovía ya que ha habido hundimientos en ella debido a unas lluvias. Así que aprovechamos el desvío para comer algo y seguir ruta.

Así llegamos a nuestro B&B de hoy, el Entre Mer et Vignes. La verdad es que los B&B en Francia son espectaculares. En este teníamos todo lo necesario y además una piscina y un jacuzzi. Según llegamos nos fuimos a la piscina a aprovechar el sol antes de que perdiera fuerza. De esto no tengo fotos pero hay vídeo que espero subir algún día al blog. Que bien nos lo pasamos con una piscina para nosotros solos, que maravilla. Estaba climatizada y sus 28º eran una delicia. Estuvimos jugando los tres hasta que Cloe empezó a tener frío y nos tuvimos que salir. Nos turnamos para cuidarla mientras el otro disfrutaba del jacuzzi que nos alivió la espalda con sus chorros. Cuando nos dimos cuenta ya era hora de cenar. ¿Qué hacer? Nos quedamos en el hotel y hacemos un picnic? Bajamos? Al final como era nuestra última cena en Francia decidimos darnos un lujazo y bajamos a cenar a un restaurante.

El elegido fue el el restaurante Au Lavoir, en Colombiers. La verdad es que fue complicado decidirse porque en la zona abundan los buenos restaurantes. Parece que la cercanía del Canal du Midi atrae a gente con ganas de relajarse, disfrutar de la comida y de la tranquilidad. Así que cenamos en un ambiente relajado y nos dimos un homenaje. Bea se tomó un carpaccio de pulpo con aguacate, un lomo de lubina que quitaba el hipo y un tiramisú de frambuesa. Lo mío fue de paro cardíaco. Foie gras con compota de manzana y maracuyá, media langosta con mantequilla de ajo y limón, solomillo de ternera con tuétano tostado, carrito de quesos (gran tradición) y souflé al grand marnier con helado de vainilla. Todos ellos clásicos de la cocina francesa y estaba todo alucinantemente rico. Lo mejor fue cuando ya llenos pedimos la cuenta y nos traen dos vasitos con algo que parecía nata con mantequilla y vahinilla y bajo ella un bizcocho con mermelada de melocotón. Ah, y dos galletas caseras. Ole ole ole. Vaya enchenta. Con esta enchenta y en una noche preciosa aunque algo fresca nos fuimos a dormir.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Destination Unknown Again: Camino del sur (y del sol)

La borrasaca que azona a Galicia se acerca hacia el norte, así que escapamos hacia el sur buscando algo de sol y camino de visitar a mi familia de Castellón. Así que hoy decidimos hacer muuuuuucho coche. Nos levantamos prontito para desayunar y Bea se tomó un desayuno inglés mientras yo disfrutaba de salmón ahumado con huevos revueltos. Cogimos el coche tras despedirnos y nos dirigimos al eurotunnel. Es que señores, un día bonito y sin temporal el ferry mola. Pero con prisa y mal tiempo, el tren mola mucho más. Así que ahí nos fuimos, con el coche bajo el mar. El proceso es muy sencillo. Llegas a la terminal y la primera barrera simplemente lee tu matrícula y ve que hay una reserva a tu nombre. Sencillo. Imprime un papel para que pongas en el retrovisor. Con eso te vas a pasar el control de pasaportes francés e inglés y de ahí te vas a esperar en una barrera a que te dejen ir al tren. De ahí simplemente te meten en un tren y te mandan ir dándole para delante al coche hasta que pares detrás de otro. Y en un ratejo el tren anda y tu te puedes quedar dentro o caminar por el tren pero nunca entre coches ya que le podría saltar la marcha a uno y aplastarte. Así que unos 45 minutos después estás en el otro lado, se abre el tren por delante y sales en Francia tratando de acordarte de como se conduce por la derecha.

Y de ahí en adelante hoy hay poquísimo que contar. Atravesamos hacia el sur (dormimos en Riom, cerca de Clermont-Ferrand) en el hotel Le Pacifique. Después de lo que pasó hoy hoy voy a dar una recomendación. Si vais hacia el sur desde la costa norte, no cojáis la ruta que atraviese París. Nunca. Never. Bajo ningún concepto. Es una ciudad mal pensada. Punto. Que no. La he cruzado ya unas cuantas veces y siempre comemos atasco. Siempre. Y ya si llueve como este día, ya no te digo. Con la lluvia había habido accidentes en casi todos las carreteras y el caos era monumental. Tratamos de servirnos de Google Maps para trazar una ruta con el mínimo posible de atascos pero aun así nos comimos unos cuantos. Cuando conseguimos salir de París respiramos aliviados, la verdad. Si podéis, dad un rodeo (por Reims, por ejemplo) y evitadlo. La última anécdota de hoy es que me llamó booking. Suelo coger las reservas con ellos porque mi experiencia siempre ha sido positiva, me gusta su buscador (aunque haya alguna cosa mejorable) y cuando he tratado con atención al cliente me han resuelto las cosas. Pues hoy nos llamaron porque el hotel cerraba a lasa 11 y querían saber si tenía una hora de llegada aproximada. En el hotel sólo hablaban francés así que me llamó una chica que sabía algo de castellano y bastante inglés en vez de llamarme el hotel. Me pareció un servicio curioso, la verdad.

Llegamos al hotel a eso de las 10 y cenamos ya en la habitación un poco de pan, queso y salchichón los tres, haciendo un bonito picnic.

Destination Unknown Again: Londres (día 3)

Tercere y último día en Londres. Hoy estamos un poco tristones porque, como en todos los viajes, comienza el camino de regreso. Realmente es el ecuador, pero lo más emocionante suele ser el alejarse, el acercarse es como un comienzo del fin y no apetece. Hoy poco tengo que contar. Cloe desayunó en el hotel a base de papilla y Bea y yo nos dedicamos a comer galletas que nos quedaban.

Bajamos a pasear por el Covent Garden, que es una zona que nos gusta mucho. Hay una zona de tiendas de ropa de montaña, otra de cosas de diseño, otra de comida...
Está bastante estructurado todo y es divertido comprar por allí. Dimos vueltas haciendo alguna compra pequeña y volviendo a la misma librería en la que le compramos un libro a Cloe el año pasado para comprarle otro. Paramos también en una galería de arte que nos llamó la atención y allí había reproducciones oficiales en lienzo de portadas míticas de Marvel firmadas por Stan Lee al módico precio de 1000 libras.
Estábamos por la zona donde más nos gusta comprar cuando cayó un chaparrón bastante gordo. La verdad es que hemos tenido una suerte estupenda y casi no nos ha llovido, pero de esta nos tocó. No fue casi  nada de tiempo pero nos refugiamos en unas galerías de la zona. Lo siguiente fue comer y nos decidimos por el Bill's Restaurant.


La verdad es que la comida fue una grata experiencia. A Cloe le pedimos un menú infantil que en Londres siempre tienen algo especial y esta vez no fue una excepción. Primero le trajeron un poco de humus (que le encanta) con zanahoria cruda y pepino. El pepino no le gusta, pero la zanahoria con el humus se las devoró. Después bacalao fresco rebozado con patatas y de postre brownie con helado. Del brownie dio cuenta Bea y estaba delicioso, amén de ser una ración enorme. Bea se tomó una hamburguesa vegetariana de una queso chipriota que estaba muy rica y yo me tomé un ribeye de ternera que también estaba muy bueno. De postre cayó un eaton mess que llevaba fresas, nata, merengue y azúcar de menta que no estaba bueno, estaba lo siguiente.

Seguimos de paseo tras esto con la niña ya durmiendo y nos fuimos a pasear por regent street, la zona de bond street, Picadilly (donde quería ir al Whole Foods a comprar algunas especias) y terminamos el día en Oxford Street porque queríamos llevar a la niña a la tienda Disney. Lo cojonudo de las tiendas Disney es que ahora son para niños y adultos niños como yo, ya que ahora hay montones de cosas de Star Wars (estaba llena de cosas del Episodio VII) y de Marvel, ademása de cosas de Disney que incluye las películas de Pixar. Así que la soltamos un rato por allí y salió encantada con su juguete nuevo. Tocaba ya despedirse de la ciudad así que cogimos el metro y recuperamos nuestro coche del parking. Si alguna vez se os ocurre la locura de ir a Londres en coche, echad un ojo a las webs de precios de los parkings. Yo estaba asustado viendo parkings en el centro que pedían entre 40 y 60 libras al día y terminé metiendo el coche en uno que estaba relativamente cerca del centro (muy cerca de la estación de Waterloo) por 20 libras al día (unos 28€), que viene siendo lo mismo que pagaría por dejarlo en un parking en Coruña.

Cogimos el coche y salimos hacia el hotel a recuperar las maletas. De allí nos quedaban un par de horas de camino hasta llegar a Dover, dónde dormíamos hoy. En Dover dormimos en un bed and breakfast llamado Crabble Hill House (no se esmeró mucho el tipo con el nombre ya que está en Crabble Hill. No se que pensar del sitio. Resumiendo: la casa era vieja, las cortinas dejaban pasar mucha luz, la cama no era cómoda, el señor era majete, el desayuno me gustó bastante, relación calidad precio estaba bastante bien. Bastante bien para ser Inglaterra claro está, porque de esto puedo hacer una disertación. He alucinado con el nivel de los hoteles en lo que he visto de UK, En general hay muchas casas de huéspedes y pocos hoteles. No haya casi cadenas hoteleras. El nivel no es que sea malo, pero es que malo en relación calidad/precio. Y no es que sea la libra. Si uno ve los precios de Londres comparándolos con lo que he visto con en el sur del país he de decir que me parecen baratos. También me ha limitado que muchos sitios no tienen cunas o directamente no admiten niños. Y por último lo que he alucinado es que los fines de semana se llena casi todo. Pero casi todo en todo el sur del país, es acojonante. No se cual es el problema que tienen para abrir hoteles, pero si todo se llena y no hay más hoteles es que algo se me está escapando. 

Destination Unknown Again: Londres (día 2)

¡Otro día gris en la gran ciudad! Segundo día en Londres y nos queda todavía el de mañana. El hotel es increible pero... no tiene desayuno incluido así que hacemos el desayuno en una mesita del a habitación. Cloe se toma su papilla y Bea y yo lo que sobró de la cena de ayer: un sandwich de salmón y un dulce chino de hojaldre relleno de pasta de ciruelas. Miramos por la ventana y llovía. Esa lluvia de la que los londinenses pasan bastante pero afea el día. Cuando de repente nos damos cuenta ¡Horror! ¡Nos dejamos en el coche el plástico de la lluvia del carrito!

Visto lo visto nos dividimos. Bea se coge a la niña y se va andando a Forbidden Planet y yo me voy al coche, cojo el plástico y después nos vemos allí. Salgo a toda leche hacia el coche (hay unos 15 minutos andando) y a la vuelta decido coger un bus. Cuando llego a la puerta de Forbidden Planet justo está Bea entrando.
Que coordinación. Entramos y dimos vueltas y vueltas. Esta tienda de cómics y merchandishing es increible. Hacemos un par de compras y seguimos camino hasta mi otra tienda fetiche: Orc's Nest. La verdad es que en UK las tiendas físicas de rol y juegos de tablero están muriendo. Las tiendas online han copado el mercado ya que son más baratas y los jugadores aquí juegan en clubes y no en las tiendas como en otros países. Así, al no poder crear comunidad que aprecie ese algo más que se da, las tiendas desaparecen. Así que una superviviente como Orc's Nest, que lleva más de 20 años en el negocio, es digna de admirar. Siempre encuentro cosas interesantes allí, de hecho había más de una, pero no hay mucho sitio en el coche así que decido la compra y nos vamaos.

Desde allí decidimos ir al Natural History Musseum. Toca bus. Este año la novedad para nosotros es que no hace falta coger la Oyster card para tener una tarifa decente de bus y metro. Llega con tener una tarjeta Visa/Mastercard/Amex contactless. Gran mejora, la verdad, para el turista. Primera parada antes del Natural History Musseum, el Victoria & Albert.
 Allí dimos un mini paseo y Bea estuvo un buen rato en la tienda, que tiene cosas muy muy curiosas.
Salimos de allí y al llegar al de historia natural decidimos parar a comer en una de las cafeterías. Un wrap de falafel con homous y un sandwich de jamón y queso con un zumo de manzana que cloe devora y seguimos. Objetivo: los dinosaurios. A Cloe le fascinan.
Así que la llevamos a ver los esqueletos aunque lo que más le fascinaba eran los animatrónicos. Por último subimos a la planta superior y estuvimos buscando las estatuas de monos que hay por toda la planta.
Al bajar ella ya estaba cansada así que se puso a dormir la siesta y nosotros nos fuimos de paseo.

Decidimos seguir Knightbridge hacia Hyde Park Corner. Por el camino paramos un buen rato en Harrods porque Bea quería comprar una bola de navidad para el árbol y en Harrods las hay todo el año. A continuación cogimos el bus hasata Picadilly Circus y le dimos la merienda a Cloe subiendo Regent Street. El final del día fue Hamleys. Allí Cloe loqueó viendo juguetes. Quería uno, y otro, y el otro más.

Le prometimos que le comprábamos uno y no se daba decidido entre limitaciones de edad y limitaciones de sitio en la maleta. Al final terminamos con un plamobil pequeñito que esperemos disfrute mucho.

Desde allí fuimos a cena. No sabíamos donde y en Londres tripadvisor ayuda pero no como en otros sitios. Hay demasiados cuatros sobre 5, los cinco sobre cinco suelen estar muy de moda y estar llenos así que sólo vale para descartar a los malos. Terminamos en otra hamburguesería, una hawaiana, el
Kua 'Aina. La comida no estuvo mal, pero tampoco fue espectacular. Una par de hamburguesas (la mía con piña) y una cerveza hawaiana y a pasear camino del hotel. Lo bueno del hotel es que al estar en pleno centro es muy fácil ir andando. Así que terminamos cruzando el Soho, Chinatown, Leicester y parte del Covent Garden con la niña corriendo y cantando "Let it go" a todo trapo.

lunes, 14 de septiembre de 2015

Destination Unknown Again: IWM Duxford y Londres

Otro día estupendo comenzó hoy. Hacía un día nublado pero sin lluvia y nos levantamos en este hotel en el que no teníamos desayuno. Comimos cosillas que teníamos de la compra del super y a Cloe le preparamos un biberón antes de salir. ¿A dónde ir? Una idea era ir Londres directamente. La otra opción era ir a Cambridge, que nos quedaba a 45 minutos de distancia y no acortaba el trayecto a Londres. Pero tras llorarle un poco a Bea nos decantamos por la tercera opción: el IWM Duxford.

Seguro que os estaréis preguntando que narices es el IWM Duxford. Pues bien, básicamente es un Imperial War Musseum centrado en la aviación. Tan centrado está que lo han situado en un aeródromo. Así que aparcamos y según llegamos ya alucino. Como sabréis soy un fan de la aviación, especialmente de la aviación militar. Es algo que me viene desde pequeñito. Así que, al nada más entrar, ver de frente un SR-71 Blackbird, el para mí mayor hito de la aviación del siglo XX, me deja boquiabierto.

En USA había visto un A-12, que es el modelo en el que está basado este, pero no es lo mismo. El hangar principal está lleno de cosas. B17, B24, Harrier, P-51, Typhoon, Eurofighter... Muchísimas cosas, centrado sobre todo en aviones ingleses.
 Y hablando de aviones ingleses, ¿no había un Spitfire? Pues dentro del museo no, porque estaba fuera volando. Y es que lo que tiene este museo es que muchos de sus aviones vuelan. Sí sí, están en condiciones de volar y vuelan. Algunos mucho, como el Spitfire, y otros menos (muchos de los aviones sólo vuelan en ocasiones especiales como la exibición de la semana que viene). Así que seguimos andando y viendo aviones dentro de hangares y en la pista.

Además de aviones militares también tienen civiles así que aprovechamos y subimos a un Concorde, que es un lujazo. Preparados para la exibición de la semana que viene había un B17 y un B52, que me encantaría ver volar pero ya no estaremos por aquí. Al final del museo hay una pequeña zona de guerra terreste donde encontré cosas chulas aunque un tanto apelotonadas. Muy centradas eso sí, en lo británico. Aun así había un T-34 o un Sherman, por ejemplo.

Cuando terminamos de ver el museo nos fuimos a comer a una de las cafeterías. Allí Bea tomó una sopa de tomate y zanahoria, a Cloe le cogimos unas salchichas frescas con patatas aunque terminó picando de lo de los dos y yo me tomé un sandwich de pollo.

De allí ya nos fuimos a Londres. Como era un poco tarde y queríamos llevar a la niña al Princess Diana Memorial Playground decidimos ir en coche hasta Hyde Park y aparcar por allí antes de ir al hotel. Dejamos el coche en un parking cercano y llevamos a Cloe a jugar. No os podéis imaginar como se lo pasó. Primero saltamos en los juegos musicales, después la descalzamos y remangamos y se puso a jugar en una zona de agua, rocas y arena.

Estuvo saltando en el agua, jugando en la que salía de una fuente hecha para que los pequeños la usasen, cogiendo arena para lanzarla al agua... Se mojó bastante pero la secamos y la cambiamos y ya estaba para otra.
Así que nos fuimos al tobogán, de ahí a las ovejas de madera y por último rematamos en parque en los clásicos columpios. Para rematar la faena nos fuimos a perseguir ardillas y patos.
Pena que las ardillas en esta época tienen muchísimas bellotas para comer y no dimos hecho que se acercasen.

Nuestra intención era ir en coche al hotel y bajar a cenar después del check in. Pero cuando nos metimos en la zona de Marble Arch de repente vimos un tráfico horrible. ¿Qué pasaría? Pues bien, tras un rato averiguamos que hoy había etapa del British Tour en Londres y estaba cerrado todo alrededor del hotel. Así que nos costó casi una hora llegar. ¡Vaya follón! Conseguimos finalmente llegar al hotel y dejé a las chicas para ir a dejar el coche en un parking que no fuera un atraco. Al volver salí a cazar comida y dar una vuelta ya que estamos en un hotel pegados a Trafalgar Square y se llega a todo el meollo en 5 minutos. Mañana estaremos todo el día aquí haciendo lo típico que tanto nos gusta. Buenas noches!

Destination Unknown Again:Castle Combe, Bicester y Stoke Bruerne

Hoy nos levantamos en nuestro lujazo de habitación y desayunamos en una mesa redonda de la suite. Salimos del hotel tras una buena noche y pensamos que hacer. Hoy el grueso del plan era quedar con unos amigos expatriados en Milton Keynes, una ciudad al norte de Londres. Así que pensamos que hacer por el camino y decidimos hacer varias cosas, la primera era ver un pueblo de los Costworlds y el que nos quedaba más cercano era Castle Combe.

Así que recorrimos otra vez las lentas carreteras británicas y llegamos al pueblo, muy pequeño pero idílico.
Un río lo recorre por el lateral, las casas son bastante uniformas y casi siempre de la misma piedra. Nos llama la atención la iglesia y paramos.
Por fuera es un bellezón, por dentro es más normalita. Nos llamó la atención que cada familia del pueblo tiene su banco y sus cojines bordados, muy cuqui todo. La estampa se completa con un hotel integrado totalmente con las casas locales y con un inmenso campo de cricket y también lleno de ingleses ultra pijos.
Muy satisfechos por la parada y todavía con la boca abierta por la belleza del sitio seguimos camino.

Lo siguiente del día fue una parada express en Bicester Village, otro de esos outlets que pertenece a la misma cadena que La Roca Villa o Las Rozas Village. Ya habíamos estado y sabíamos lo que había, pero hoy fue un locurón de gente. Brutal. Pero bueno, dimos una vuelta rápida, fichamos en Kipling, comimos un sandwich en un Pret a Manger y seguimos camino.

Con nuestros amigos quedamos en Stroke Bruerne, donde había una feria de los años 40. La idea fue de ellos y nos lo pasamos muy bien. Había exibición de vehículos de la época (incluyendo militares), gente con ropa de época, alguna pequeña recreación militar, un Spitfire volando unas cuantas pasadas sobre la gente y una actuación de una cantante que interpretaba canciones de la época mientras la gente bailaba y cantaba algunas muy populares.
 Cuando acabó la música caminamos todos por los canales viendo barcos engalanados. El sitio es precioso y hay ambientazo.
Cuando murió todo (a eso de las seis y pico) nos fuimos a cenar al Cowper's Oak, en el pueblo de Weston Underwood. Llegamos antes de nuestra reserva así que nos tomamos unas pintas en el exterior charlando animadamente hasta que llegó la hora de cenar. Nos zampamos todos lo mismo: hamburguesas de venado. Bueno, miento un poco, Cloe se tomó unas tiras de pechuga de pollo rebozadas con patatas y guisantes. Y así siguió la cena y la conversación, postres incluidos (bread & butter pudding y chocolate tart) hasta que ya fue demasiado tarde como para proseguir, a las tardías 10 de la noche. Ahí nos despedimos y fuimos a dormir al hotel de esta noche, el Woodland Manor, desde el que os escribo.

Destination Unknown Again: Stonehedge y Bath

Hoy había alguna nube más que ayer en el cielo pero nada grave. El pronóstico para hoy era nuboso sin agua, así que preparamos todo y bajamos a desayunar.
Hoy tocaba algo tradicional así que escogí desayunar kippers. Básicamente arenques ahumados en frío que luego son cocinados de maneras diversas (estos estaban escalfados). La verdad es que estaban ricos ricos pero ayuda que a mi me gusten el arenque y los ahumados mucho. Bea y Cloe fueron a lo clásico y no se pelearon con espinas. Tras el potente desayuno salimos camino de Bath pero decidimos dar un pequeño rodeo para poder ver Stonehedge, que estaba cerca y daba rabia no verlo.

Stonehedge es el típico monumento que conoce todo el mundo. Diría que es el monumento megalítico más famoso del mundo, y ese quizá sea el problema. Llegamos y en todos los alrededores había muchísimo tráfico. El parking era enorme y había muchos buses. Gente y gente por todos lados. La mayor concentración de jubiletas magufos de la historia.Se nos quitaban las ganas a cada paso. Miramos el precio: más de 20 libras por cabeza. Además lo que realmente estaría bien es poder pasear libremente por las piedas. Entiendo que deba ser protegido porque hay mucho tonto en este mundo, pero en Carnac, que es un monumento de la época muy importante también, pudimos pasear libremente. Así que decidimos no pagar y nos dimos la vuelta. Pero eh, esto debe estar cerca de una carretera - pensamos. Así que buscamos donde estaba vía google maps y pasamos muy despacito por la carretera. No lo ves tan cerca como pagando, pero lo suficiente para poder verlo y estar satisfechos de no haber perdido tanto tiempo.
 


Desde allí nos dirigimos a Bath. Bath es una ciudad inglesa muy antigua, de la época romana. Ya de aquella los moradores de estas tierras venían a la ciudad de turismo termal. La ciudad es patrimonio de la humanidad y las construcciones son todas de un mismo tipo de piedra que viene de los montes cercanos. Así que llegamos, aparcamos en un parking de corta estancia, y nos pusimos a andar.
La zona turísitca de Bath es pequeña, se anda muy bien y hay muchísima vida. Mucho turismo interior y mucha gente de la zona que va a Bath a hacer sus compras. Dimos un paseillo y nos fuimos a comer, que ya era algo tarde. Como estaba todo a tope y no queríamos dar muchas vueltas comimos en un Starbucks unos sandwiches y seguimos camino con Cloe ya durmiendo la siesta nada más salir.

Así que con Cloe durmiendo nos fuimos a ver la abadía de Bath, que resultó un sitio muy bonito aunque no llegó al nivel (ni de lejos) de las catedrales de los últimos días. Lo que sí nos resulta curioso de estos templos en inglaterra es la cantidad de homenajes a militares que hay en todos. Que si a los de la I GM , si a los de la II GM, que si a los de la batalla de tal o de pascual... Que la iglesia homenajee esto me parece de risa, pero es lo que hay. De allí salimos a dar otra vuelta por la zona de compras.
 
La calle está llena de músicos callejeros que en muchos casos no piden dinero. La calle es su escaparate y ponen carteles con su facebook. Como la niña estaba durmiendo y necesitábamos cambiar el coche de sitio fui a por él mientras Bea seguía de compras. ¡Vaya aventura salir y entrar del parking con el ticket del otro lado!

Cuando llegué Cloe ya se despertaba y nos fuimos a ver las termas. Las termas romanas de Bath tienen dos partes construidas una encima de otra.
La base, la original, data de la ocupación romana. La superior que se construyó sobre esa base es del XVIII, en plena época de admiración de la cultura clásica (romana y griega) por parte de las clases adineradas inglesas. Las termas ahora mismo son un museo y no están en uso como tal. En Bath hay otros edificios que usan las aguas que hay en el subsuelo, pero en las viejas uno no se puede bañar. Así que allí estuvimos, hablándole a Cloe de los romanos y viendo los sistemas que tenían para traer el agua, los restos de estatuas y recorriendo el edificio.


Cuando salimos de las termas dimos otra pequeña vuelta y decidimos hacer una pequeña compra en el super ya que al día siguiente ya no teníamos desayuno en el hotel.
No compramos demasiadas cosas, pero nos quedamos un buen rato curioseando por el local arriba y abajo. Eso sí, le compramos a Cloe una nueva compañera que le está encantando, la oveja Shaun. Cuando salimos ya era hora de cenar así que dejamos la compra en el coche y nos pusimos a buscar. Como no queríamos dar muchas vueltas (hoy parece que estamos pasotas) terminamos en un sito llamado Grillstock. Allí nos pusimos las botas comiendo caaaaaarne. Como tampoco queríamos pensar nos pillamos un plato para compartir con un mix de cosas de la casa. Medio costillas de cerdo, un poco de pulled pork, un poco de beef brisket y medio pollo asado. Todo esto con un montonazo de patatas, ensalada de col y unos pepinillos. De morirse lo bueno que estaba. Cloe nos acompañaba con su hamburguesita y unas patatas que comió de maravilla. Todo esto mientras sonaba buena música rock por los altavoces. Maravilloso local, como para repetir. Eso si, aviso a navegantes, todo tiene mucha sal y está muy especiado.

Paseamos otro poco al salir del restaurante, lo suficiente para que Cloe viera a un chico tocando un calypso y para que viéramos lo bonita que es Bath de noche y nos cogimos el coche para ir al hotel. Al llegar la hotel, problemón. Resulta que ayer, con las prisas, había puesto mal las fechas de la reserva y había cogido la habitación para  una noche equivocada. Al final, hablando con el gerente me dice que claro, que no tenía una habitación similar y que estaban llenos menos... la master suite. Así que negociamos un recargo (que me pareció muy razonable) y nos dieron una suite increible en la que pasar la noche. Así que no hay mal que por bien no venga y dormimos esa noche de puro lujazo.